martes, 26 de febrero de 2013

GAVIOTAS DE MAR





Sea este un homenaje a una enorme obra literaria de solo 23 paginas " JUAN SALVADOR GAVIOTA " de RICHARD BACH; solo comparable para mi gusto con otra pequeña y magistral obra literaria , " EL PRINCIPITO", para el cual me limitare a un fragmento textual, es especial a sus mensajes. ( Lo grande viene en envases pequeños).

Alejado y solitario, mas allá de las barcas y de las playas, esta practicando Juan Salvador Gaviota, a 30 metros de altura, bajo sus pies palmados, alzo su pico y se esforzó por mantener en sus alas esa dolorosa y difícil posición requerida para un vuelo pausado. Aminoro su velocidad, hasta que el viento no fue mas que un susurro en su cara, hasta que el océano pareció detenerse allá abajo.
Entorno en feroz concentración, contuvo el aliento, forzó aquella torsión un ... solo ... centímetro mas ...


















Encresparonse sus plumas, se atasco y cayo.
Las gaviotas como es sabido, nunca se atascan, nunca se detienen. Detenerse en medio del vuelo, para ellas es una vergüenza y un deshonor
Pero Juan Salvador Gaviota, sin avergonzarse, y al extender otra vez sus alas en aquella temblorosa y ardua torsión  parando, parando, y atascándose de nuevo, no era un pájaro cualquiera, la mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo mas elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer.Para esta gaviota,sin embargo no era comer lo que le importaba, sino volar, mas que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar.
Hasta sus padres se desilusionan al ver a Juan pasarse días enteros, haciendo cientos de planeo a baja altura,solo, experimentando.
-¿ Porque Juan, porque?-preguntaba su madre- ¿Porque te resulta tan difícil ser como el resto de la bandada, Juan?.¿Porque no dejas los vuelos rasantes a los pelícanos y a los albatros? ¿Porque no comes?¡ Hijo, ya no eres mas que que huesos y plumas!
- No importa ser huesos y plumas,mama, solo pretendo saber que hacer en el aire y que no, nada mas, solo deseo saberlo..
Mira, Juan -dijo su padre- con cierta ternura. El invierno esta cerca, habrá pocos barcos, y los peces de superficie se habrán ido a las profundidades, si quieres estudiar, estudia sobre la comida y como conseguirla. Esto de volar es muy bonito pero no puedes comerte el planeo (¿Sabes?) No olvides que la razón de volar es comer.
Lo intento, pero todo fue inútil  no paso mucho tiempo para que Juan Salvador Gaviota saliera solo de nuevo hacia alta mar, hambriento, feliz, aprendiendo.
El tema era la velocidad, y en una semana de practicas, había aprendido mas acerca de la velocidad que la mas veloz de las gaviotas.
A una altura de 300 metros, aleteando con todas sus fuerzas, se metió en un abrupto y flameante picado hacia las olas, y aprendió porque las gaviotas no hacen abruptos picados..En solo seis segundos voló a cien kilómetros por hora, velocidad a la cual el ala levantada  empieza a ceder., para terminar en un chapuzon. No hay forma, soy gaviota, soy limitada por la naturaleza, mi padre tenia razón, tengo que olvidar estas tonterías  tengo que volver a casa, a la bandada, y estar contento de ser como soy: pobre y limitada gaviota.
Cansado se elevo de las oscuras aguas y voló hacia la tierra, de pronto tomo conciencia que estaba volando en la oscuridad, las gaviotas nunca vuelan en la oscuridad, si hubiese nacido para volar en la oscuridad tendría ojos de búho! ¡ tendría por cerebro cartas de navegación! ¡ tendría las alas cortas del halcón!
¡Alas cortas! ¡ alas cortas de un halcón!.
¡Esta es la solución , que necio he sido!, no necesito mas que un ala muy pequeñita, no necesito mas que doblar la parte mayor de mis alas y volar solo con los extremos ¡alas cortas!.
Subió a 600 metros sobre el negro mar, y sin pensar por un momento en el fracaso, pego fuertemente las ante-alas a su cuerpo, dejo solamente los afilados extremos asomados como dagas al viento, y cayo en picada vertical, cien kilómetros por hora, ciento treinta, ciento ochenta y aun mas rápido  La tensión de las alas a 200 kilómetros por hora, no era ahora tan grande como antes a cien, y con un mínimo de movimiento de los extremos de las alas, aflojo gradualmente la picada y salio disparado sobre las olas, como una gris bala de cañón bajo la luna. Y así Juan la primera gaviota de este mundo en realizar acrobacias aéreas.
Cuando Juan volvió a la bandada ya en la playa, era totalmente de noche, estaba mareado y rendido, cuando sepan lo del descubrimiento se pondrán locos de alegría  ¡Cuanto sentido tiene ahora la vida! ¡ En lugar de nuestro pesado ir y venir a los pesqueros, hay una razón para vivir!, podemos alzarnos sobre nuestra ignorancia, podemos descubrirnos como criaturas de perfección, inteligencia y habilidad, ¡podemos ser libres!...¡PODREMOS APRENDER A VOLAR !.
 Las gaviotas se hallaban reunidas en sección de consejo.  Cuando Juan toco tierra, estaban ya reunidas hacia un tiempo, estaban, efectivamente esperando.
- ¡ JUAN SALVADOR GAVIOTA! ¡ PONTE AL CENTRO! - Las palabras de la gaviota mayor sonaron con la voz solemne propia de las altas ceremonias. Ponerse en el centro significaba...GRAN VERGÜENZA O GRAN HONOR...

Quien todavía no haya leído a Juan Salvador Gaviota, lo puede bajar de Internet en formato PDF

2 comentarios:

norita dijo...

¡QUE TREMENDA ENSEÑANZA LA DE JUAN SALVADOR GAVIOTA! PORQUE NOS LLEGÓ A TODOS LOS QUE LO LEÍMOS SUS ANSIAS DE CONSEGUIR LO QUE PARECÍA IMPOSIBLE, PERO QUE ÉL AÑORABA, ¡¡¡VOLAR, VOLAR SIN LIMITES!!! Y ASÍ APRENDIMOS QUE AUNQUE SOMOS SOLO SERES HUMANOS CON TODAS NUESTRAS LIMITACIONES, SIEMPRE HAY ALGO QUE PODEMOS INTENTAR PARA LOGRAR LO QUE PARECE IMPOSIBLE, Y ES SOLAMENTE QUE SE DEMORA UN POCO MAS EN CONSEGUIRLO, SOLO HAY QUE TENER LA TENACIDAD DE JUAN SALVADOR GAVIOTA Y SUS ANSIAS DE VOLAR..............

Hector Mansilla dijo...

Este pequeño fragmento, ademas del homenaje, tiene la intención de generar curiosidad en quienes no lo han leído, ya que considero que es imperdible cada reflexión que nos hace llegar el autor, a través de JSG.