viernes, 25 de mayo de 2012

imágenes que dicen...

...y comentarios que sobran.

4 comentarios:

IRIS dijo...

LAS IMAGENES DICEN MAS QUE MIL PALABRAS.

Hector Mansilla dijo...

Es verdad, ese fue el argumento, como un gesto de respeto hacia quienes están siguiendo este tema, que son muchos y de diversos países y seguro con mas autoridad, como para comentar estas imágenes...gracias Iris has definido mi pensamiento...

norita dijo...

Hoy me atrevo a intervenir en este blog, no con una imágen visual, sino con un recuerdo vivido y nunca olvidado de mi infancia. Era el año l945 y el final de la guerra y de Europa partìan barcos llenos de niños huérfanos checoeslovacos, polacos, yugoeslavos, menonitas....hacia paises donde quisieran recibirlos, y Argentina fue uno de esos países que abrió sus brazos para darles asilo. Desde meses antes se había hecho la propuesta de poder darlos en adopción a matrimonios que no tuvieran mas de dos hijos. Mi padre inmediatamente se anotó y comenzaron los trámites hasta que tuvimos el visto bueno. Yo estaba super feliz pues iba a tener una hermanita o hermanito venido de lejos y que iba a vivir con nosotros. Al final llego el dia tan esperado del arribo del barco a nuestro país y junto con miles de porteños fuimos al puerto llevando golosinas para los chicos. Yo orgullosa llevaba una bolsa con galletitas, chocolates, alfajores y caramelos y era tanto mi entusiasmo que llegamos muy temprano lo que nos permitió estar en la primera fila del cordón que habían puesto desde el muelle hasta el refugio de los inmigrantes (hoy Puerto Madero).Bajaron las pasarelas de los barcos y desde lejos veíamos descender niños y mas niños que iban formando una ancha fila en el muelle y el fin avanzaron hacia donde estábamos. Ese momento no lo he olvidado jamás en toda mi vida, porque lo que avanzó fué un ejército de figuras esqueléticas enfundadas en guardapolvos grises y asexuadas pues todos estaban totalmente pelados y lo único que resaltaba en sus caritas cadavéricas eran sus ojos, unos ojos grandes tan llenos de horror y dolor como jamás he vuelto a ver. Yo que en ese momento solo tenía 6 años, sentí el primer choque con la parte oscura de la vida; tiré la bolsa de mis golosinas y me di vuelta a llorar abrazada a las rodillas de mi padre que me alzó en brazos y me llevó lejos de allí. No recuerdo que me dijo pero si sé que desde eses dia inauguré mis miedos nocturnos y mi sonambulismo. Finalmente a nosotros no nos dieron la adopción pues mi madre estaba embarazada de mi hermano, cosa que para mi fué en ese momento un alivio porque no soportaba el tener que mirar de cerca esos ojos terroríficos. Esos niños siempre han estado presentes en mi interior como la imagen mas cruel de la guerra, pues fueron la tremenda consecuencia de algo que no merecieron ni entendieron, y siempre pensaba ¿qué vieron esos ojos? ¿vieron morir a sus familias? ¿vieron como las bombas borraban su mundo y les quitaban una vida que recién comenzaba a vivir? Para mi fueron las víctimas mas injustificables de algo tan sin razón como lo es cada guerra. Gracias Héctor por permitirme utilizar tu blog, para poder graficar algo muy importante y que quizás pocas personas recuerden, pero que es la la consecuencia mas dolorosa provocada por el ansia de dominio y la avidez de poder de gente que causó esta pesadilla.

Hector Mansilla dijo...

Gracias por tu comentario, pero me pareció demasiado importante ,como narrativa testimonial,para que quedara como un comentario mas, razón por la que le transcribí y poder darle a quienes siguen este blog una golpe a su sensibilidad, como el que sufrió aquella niña de 6 anos, allá lejos y hace tiempo.