jueves, 12 de abril de 2012

FLAMENCO; NO ES SOLO UN BAILE

"Ser FLAMENCO es tener otra carne, alma, pasiones, otra piel, otros instintos, deseos, es tener otra visión del mundo, con el sentido de lo grande, el destino en la conciencia, la música en los nervios, la fiereza independiente, la alegría con lagrimas, y el dolor, la vida y el amor que marcan.
Ser FLAMENCO es odiar la rutina y el método que castran; quiere decir sumergirse en el canto, en el vino y en los besos, transformar la vida en un arte, sutil, caprichosa y libre, sin aceptar las cadenas de la mediocridad, jugarse todo en una apuesta ¡ gustarse, darse, sentirse, vivir! ¡esto!"
El FLAMENCO nació como música y poesía y después llego a ser también un baile sensual, nacido en ANDALUCÍA, donde se establecieron los gitanos que huían de persecuciones, pero nunca renunciaron a su vena artística, a pesar de lo que le impusieran las monarquías españolas, hasta llegar a ser, la identidad del folclore local. De hecho aprendieron todos los bailes Andaluces y africanos, fundiendo los estilos musicales Árabes, Sudamericanos y Judíos como el fandango, jaleo, seguidilla y guaracha con la sensualidad y la tensión dramática, característica de este baile. 

6 comentarios:

IRIS dijo...

considero que es un baile cargado de sensualidad y fuerza, que hace vibrar, porque para bailarlo hay que sentirlo, vivirlo y disfrutarlo, solo asi se logra bailarlo y transmitir la vida misma.

norita dijo...

Héctor, has sabido graficar perfectamente el sentir flamenco. Recuerdo que cuando vi "El Amor Brujo" bailado por un conjunto andaluz, sentí tal cual lo que dices, es vibración vital en su forma mas pasional, es ardiente, contagioso, estremecedor, porque bailan con el cuerpo y con el corazón.

Hector Mansilla dijo...

Iris: Te transcribo sensaciones del sentir del FLAMENCO "El aullido, el lamento de la voz, profundo, sentido, el bamboleo rítmico de las palmas, los"palos", los acordes y las guitarras que hablan... cada elemento en lo suyo, pero formando juntos una armonía. Las poses de pavorreal que reflejan el temperamento de los bailadores y preceden a la magia del zapateado,que convierte a los pies enfundados en tacones en un instrumento de percusión que saca a la madera vida con su ritmo..."

Hector Mansilla dijo...

Vos que lo disfrutaste en vivo al decir " somos gitanos, somos flamenco, eso de vivir Flamenco en vivo es algo que sin duda, tiene que hacerse una vez en la vida", te deja sin habla desde que llegan al escenario con sus duendes de flamenco y deja fluir su temperamento hasta que su sangre y su arte se derraman del tablao y acaban englobando a la audiencia en una nube gitana que te eleva al ritmo de las palmas, el cante y la danza, para llevarte al éxtasis durante el zapateo...arte sincero, franco, que embruja y emociona "

norita dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO, ES TAL CUAL LO DESCRIBES, ALLÍ UNO SALE CON EL CORAZÓN ZAPATEANDO AL RITMO DEL FLAMENCO Y EL ALMA INFLAMADA DE PASION GITANA

Anónimo dijo...

iris has descrito el flamenco ha la perfeccion, asi es si no lo sientes no puedes trasmitirlo,